Contaminación por plásticos

Estamos rodeados de plásticos. Se encuentra en los empaques de un solo uso que desechamos, en los bienes que llenan nuestras tiendas e incluso en la ropa que vestimos. En la primera década de este siglo hemos creado más plástico que todo el fabricado en la historia hasta el año 2000. Y cada año, miles de millones de kilogramos de este material terminan en nuestros océanos.

WhatsApp Image 2022-06-10 at 14.30.39 (2).jpeg

Plásticos

La contaminación por plásticos tiene un efecto directo y mortal en la vida marina. La ingesta de microplásticos a través de los alimentos de origen marino supone una grave amenaza para las comunidades costeras en las que las especies marinas son la principal fuente de alimentación. Se ha demostrado que al menos 276 especies marinas han sido afectadas por la contaminación por plásticos, miles de aves, tortugas y mamíferos marinos mueren cada año al ingerir plásticos cuando los confunden con comida o al quedar atorados en él. Se estima que el 90 % de las aves marinas han ingerido plástico y que cerca de 100,000 mamíferos marinos mueren cada año por culpa del plástico.

Los plásticos pueden recorrer largas distancias y transportarse desde el lugar de donde vives, hasta nuestro océano, a través del viento, los ríos, por los drenajes y por acción directa de las personas. Se prevé que los plásticos en los océanos se tripliquen para 2040 ¡si no tomamos medidas ahora!

plasticos_botellas.jpg

Microplásticos

Una vez en el océano, los rayos UV, el viento y las corrientes marinas rompen el plástico en partículas pequeñas que se llaman microplásticos. Los microplásticos, a pesar de ser muy pequeños, son peligrosos tanto para los animales marinos, como para los humanos. Se ha encontrado microplásticos en criaturas marinas, como peces, mamíferos y aves, que los consumen por accidente. También se han encontrado microplásticos en el agua potable, la sal de mesa, la cerveza y a veces en el aire que respiramos. 
 

Los microplásticos acumulan tóxicos en su superficie y cuando los animales marinos los consumen, los tóxicos se acumulan en la cadena alimenticia. A esto se le llama bioacumulación y llega hasta nosotros, los humanos. Cuando los humanos consumimos pescados y mariscos que han ingerido microplásticos, también consumimos los contaminantes acumulados en ellos. Al consumir los contaminantes acumulados en el pescado y mariscos, ponemos en riesgo nuestra salud. 

Tenemos que ir más allá...

Hasta hace poco se ha hablado del uso de las tres R (reducir, reutilizar y reciclar) como la forma de evitar la contaminación por plásticos, pero la realidad es que el 91 % de este material jamás se recicla y el reciclaje requiere el uso de materias primas y energía. En el mundo, se compran un millón de botellas de plástico cada minuto y se usan hasta 5 billones de bolsas de plástico al año a nivel global. Para ayudar al planeta es necesario ir más allá: en RECHAZAR el consumo de plásticos. Sobre todo, los plásticos de un solo uso como cucharas, platos desechables, popotes, botellas, cosas que ya no deberíamos utilizarlas porque están causando un grave deterioro al ambiente.

limpieza.jpg

Responsabilidad

El modelo actual de reciclaje está incorrecto por que la responsabilidad recae en las manos del consumidor y dependencias municipales.  Las empresas deben ir más allá y trabajar de la mano de sus consumidores o usuarios finales para darle un uso adecuado a los residuos. La Responsabilidad Extendida del Productor es una política ambiental en la cual el productor también tiene parte en la responsabilidad hasta final del ciclo de vida del producto. Es importante que los tomadores de decisión desarrollen políticas públicas y regulaciones que promuevan y acompañen el desarrollo e implementación de dichas estrategias.

Todos podemos ayudar reduciendo el consumo de plástico en tu entorno familiar, reutilizando tus propias bolsas, participar en las limpiezas de playas y decir no al plástico de un solo uso. Seas quien seas, estés donde estés ¡Todos dependemos del océano!

Referencias

Lebreton, L. y Andrady, A. (2019). Future scenarios of global plastic waste generation and disposal. Palgrave Communications, 5(1), 1-11. https://doi.org/10.1057/s41599- 018-0212-7

Comisión de las Naciones Unidas. La ONU lucha por mantener los océanos limpios de plásticos. (2017). https://news.un.org/es/story/2017/05/1378771 .

Andrady, A. L. (2011). Microplastics in the marine environment. Marine Pollution Bulletin, 62, 1596–1605.

Andrady, A. L. (2015). Persistence of plastic litter in the oceans. In Marine Anthropogenic Litter, eds M. Bergmann, L. Gutow, and M. Klages (New York, NY: Springer), 185-200.

Thompson, R. (2015). Microplastics in the Marine Environment: Sources, Consequences and Solutions. In Marine Anthropogenic Litter, eds M. Bergmann, L. Gutow, and M. Klages (New York, NY: Springer), 185-200.

Arreola, I. M. (2020).  Análisis de la concentración de microplásticos en zonas arrecifales de áreas naturales protegidas de Baja California Sur, México (tesis de maestría), Universidad Autónoma de Baja California Sur.

Laist, D.W., 1997. Impacts of marine debris: Entanglement of marine life in marine debris including a comprehensive list of species with entanglement and ingestion records, in: Coe, J.M., Rogers, D.B. (Eds.), Marine Debris - Sources, Impacts and Solutions. Springer-Verlag, New York, pp. 99–139.

Rios, L.M., Moore, C., Jones, P., 2007. Persistent organic pollutants carried by synthetic polymers in the ocean environment. Marine Pollution Bulletin 54, 1230–1237.

Olavarrieta García, T. (2017), Abundancia de microplásticos en la bahía de La Paz y niveles de ftalatos en el rorcual común (Balaenoptera physalus). Tesis de maestría. Universidad Autónoma de Baja California Sur. 55 pp.

Acosta-González, G., Carillo, D, V y Caballero Vázquez, J. A. (2022). Microplásticos en agua y en organismos. Ciencia. Vol. 73 (2): 14-21.